Albano Cruz
- Naikodemus -
> últ.ent.//
@ breves.// 2020-10-13.//
> ent.tot.// 198.//
tag list //
atom feed //
humans.txt //
v.2.0.1//
* * *
--
26 jun 2016
//.palabras: 198 - menos de 1 min
//.tags: - España - sociedad - democracia - filosofía - moral

* * *

Elecciones 2016

Con los datos finales de las elecciones generales de ayer (las decimoterceras en el Reino de España) queda plasmado que un 18% de la población—al menos—entiende que el Partido Popular es una estructura clientelar deseable.

Ese 18% (23% sobre electorado) va bajando poco a poco. Con Aznar era algo superior al 24% (30% del electorado), lo que supone un cambio importante. De 11,45 millones a 8,42 millones de personas. Palmo arriba, palmo abajo. Y ante la imposibilidad del convencimiento moral (el PP no roba, no es corrupto, no es letal) de esa cantidad de personas, la única alternativa es esperar a la renovación generacional mientras se trabaja con las generaciones más jóvenes. Además se ha de atender a la inversión paulatina, pero ya un hecho, de la pirámide poblacional (como por ejemplo se muestra aquí).

En resumen, hay que desprenderse de las elecciones como objetivo es cortoplacista y como triunfo polarizado. Hay que cultivar y convencer a la juventud, y esperar que los endoculturizados nacionalcatólicos fallezcan. Y sí, ésto entronca con el concepto de hegemonía cultural que tanto se critica, que oye, puede que no esté tan mal.

//.eof